Navegar Exposiciones (5 total)

Un Paisaje Industrial

Elementos que se conjugaronn para crear un paisaje en base a la acción de la industria en el Bajo Río Uruguay. Ejemplo de Fray Bentos con la instalación de la Liebig´s Extract of Meat Company y la ANGLO DEL URUGUAY.

Las estancias y su personal

El tropero

La Liebig´s Company tuvo más de treinta estancias en Uruguay, Argentinas y Paraguay, residiendo en ellas un delicado sistema de manejo de las tierras, la aplicación de modernos conceptos de reserva de espacios para mantener y alimentar adecuadamente al ganado y un inteligente formato de propiedades que hacía que la materia prima básica de la empresa no dependiese nada más que de ella misma.

Según el cronista francés Jules Huret en 1911:

«La Compañía posee no menos de 300.000 hectáreas como sus posesiones; otras 200.000 alquiladas destinadas a la alimentación de sus tropas que incluyen 300.000 bueyes y vacas, 100.00 ovejas y 13.000 caballos y mulas.
El orden y el método deben presidir la clasificación del ganado para satisfacer diariamente las necesidades de la fábrica. Viene de estancias muy lejanas y progresivamente se van acercando a la muerte. Cada día, en una vasta pradera donde la hierba ha desaparecido bajo el cotidiano pisoteo de las bestias, un mayordomo que hace tiempo realiza el mismo trabajo, recuenta con algunos peones todo el ganado que será sacrificado mañana. Las bestias arriban por centenares desde praderas distantes algunos kilómetros hasta el lugar donde el mayordomo y dos capataces están a caballo.
Detenida por los peones que dirigen su marcha, la tropa indecisa y tumultuosa termina por seguir el movimiento circular que le han impuesto. Alrededor de tres jinetes inmóviles, los animales giran como en un mágico caleidoscopio multicolor.
Geografías bizarras se dibujan en los flancos jadeantes de las bestias, islas blancas dentro de lagos en movimiento, color de nutrias, cenizas de chocolate. Bañados por la luz, brillantes al sol, los animales parecen ir con vestidos de color rojizo tostado.» 

, ,

El puerto de la Liebig´s

Muelle "de arriba"

El puerto utilizado por la empresa liebig´s Company, fue construido para la actividad de despacho de producción y recepción de mercaderías por un saladero llamado "Fray Bentos" de propiedad de Richard Bannister Hughes, uno de los fundadores de la ciudad en 1859. Se adecuó para la función eminentemente industrial a partir de 1863.
El periodista y escritor de Montevideo,Eduardo Acevedo Díaz, publicó una serie de notas en 1884. Al respecto del puerto, decía:" Sobre la ribera del Uruguay caudaloso y profundo de este lado y penetrando en sus aguas con dieciocho pies de sonda tiéndense dos muelles de pino de tea y travesaños de ñandubay, provistos de pescantes a vapor, rieles y zorras de carga. El movimiento ha llegado allí a ser activísimo y extraordinario por distintas veces. Cierto día se pusieron a bordo hasta 8000 bolsas de guano, o sea, residuos desecados en la playa, en 20 horas las zorras se renovaban cada cinco minutos cargando sesenta bolsas cada una.
En una pequeña, pero segura ensenada, situada a la izquierda, al pie de un barranco de cincuenta pies de elevación, albérgase toda la flotilla a vapor y vela de la fábrica. "

Hemos insistido en que la geografía modela al hombre a través de la ocupación de determinado territorio. Allí es donde se encuentra con los recursos que necesita para vivir, ya sea usándolos directamente o transformándolos mediante su ingenio y obras.

La evidente presencia de un «paisaje industrial» en la región del Bajo Río Uruguay, incluyendo a Fray Bentos, deja implícita esta presencia humana, porque de lo contrario no podríamos hablar de «paisaje». Una relativamente corta sucesión de acciones humanas, tratando de controlar y sacar provecho de las realidades de este territorio, desde los jesuitas hasta hoy día, ha llevado a comprender que hay condicionantes especiales que llevan al hombre a ocupar esos territorios y utilizar la profundidad del río y en especial, el hecho de estar inserto en una geografía muy proclive: no hay montañas ni altas estribaciones sino praderas de tierras ricas y productivas. No hay problema con el agua y sí hay gran cantidad de ríos y arroyos que riegan abundantemente esas tierras.

A través de la enorme «boca», casi un estuario, el anchuroso río Uruguay ofrece una gran facilitación para llegar pronto al océano.

Debido a estas particularidades y otras no menos notorias, hemos elegido el puerto a la altura de las barrancas de Fray Bentos donde como tal no había ninguna existencia antes de mediados del siglo XIX. Cuando la situación social, política y estructura comercial abrió estas aguas del «Uruay» de los indígenas, pronto demostró su alta capacidad de procrear sueños y proyectos en hombres de muchas naciones.

En efecto; antes de 1855, encontramos referencias muy mezquinas en cuanto al uso comercial, no obstante algunos visionarios alcanzaron a ver más allá en el tiempo y lo señalizaron como espacio muy conveniente para el comercio y la instalación de industrias. D. Thomas Jefferson Page, al mando de una cañonera norteamericana llamada Water Witch» (Bruja de las Aguas), se internó en el río 1855 para realizar tareas hidrográficas. Menciona en la bitácora, respecto a Fray Bentos, cuando pasan por sus barrancas: Barcos de considerable tamaño pueden subir hasta Concepción (del Uruguay) pero deben fondear aquí abajo (en la rada de Fray Bentos) para completar cargamento».

Otras referencias fueron, como ejemplos: en 1801. Reconocimiento del río Uruguay. Se anotó «Se marcó los ranchos de Fr. Bentos sobre la barranca»; en 1846. en la carta del Cap. B.J. Sullivan, aparece un signo indicando algún tipo de población al lado del toponímico Fray Bentos Pt.» y en 1851, las Admirality Charts (Cartas del Almirantazgo británico), muestra el toponímico de Fray Bentos Pt.»

Será don Isidoro de María, Vice-Cónsul de Uruguay en la ciudad de Gualeguaychú (costa argentina) que opine en una nota de prensa de 1857:«La idea de formar un pueblo en la costa del Río Uruguay, en un lugar llamado Fray Bentos, preocupa a algunos hombres pensadores, que estudiando la importancia de aquel punto en el Uruguay, lo reputan como el más aparente para una población que ha de producir incalculables bienes al comercio nacional, a la navegación y a la industria en aquellos parajes.»

La fábrica de fertilizantes.

Fabrica de fertilizantes

Mucho llamaba la atención a los europeos, saber que miles de toneladas de fertilizante, eran fabricados sólo utilizando los sobrantes y desechos del saladero. Lo que se suponía que no como servía para vender para el consumo humano, se ofreció para darle de comer a perros, cerdos y vacunos.

Cuando estuvo declinando el consumo del "guano" o defecaciones milenarias de las aves de las costas del Pacífico, vino esta revolucvionaria idea, ya prevista una década antes por el mismo inventor del extracto de carne, el revolucionador de la química barón Justio Liebig, cuyas técnicas que hicieron comprender todo lo referente a la alimentación humana.

«Aparte de la fábrica para la fabricación del extracto de carne Liebig, la compañía montó en Fray-Bentos una fábrica importante de abono, la primera que se haya construido en el país. Da anualmente cerca de siete mil toneladas de abono animal, proviniendo de residuos variados de los mataderos que no sería posible utilizar de otro modo. Esta materia fertilizante, menos rica en nitrógeno que el guano de Perú, es de un efecto mucho más sostenible; es empleada por los agricultores en Inglaterra el en el resto del el continente, sobre todo para la cultura de la remolacha, donde las plantas azucareras ya han eliminado los abonos artificiales empleados antes.» (Daniel Bernard, 1881).

El cronista Émile Daireaux en  1887. escribiría: «El residuo de la carne que sirvió para esta preparación y para la de las grasas es conducido al molino y se reduce en harina. Exportando así para Inglaterra, es empleado al engorde de las vacas de carnicería. Los ganaderos ingleses encuentran que este Polvo de carne es un producto un poco caro, pero el ganado lo considera una alimentación excelente, y he aquí como, al contrario de los lobos, los bueyes se comen entre ellos!» 

Y un medio de prensa de la ciudad de Paysandú, en una nota llamada "Descripciones de un Saladero", refiriéndose al establecimiento Liebig´s de Fray Bentos, diría el 23 de diciembre de 1895: "Una cosa que nos llamó la atención fue el gran molino de guano. Tiene este gran molino 18 recipientes que son donde sale el guano hecho harina. Se embolsa diariamente 1000 bolsas. En esas bolsas se transporta el guano a Europa.»  

Los mercados mundiales de la LEMCO.

Carne enlatada (corned beef").

Cuando se comenzó a trabajar en el establecimiento de Fray Bentos, pronto se vio que había numerosos elementos que no necesariamente debían ser desaprovechados. Por el contrario, había que buscar un mercado. Es decir, una clientela que pudiese estar interesada y a quien venderle infinidad de estos elementos, muchos de los cuales ni siquiera habían sido usado antes y que ahora con faenas de miles de vacunos por mes, surgían como productos perfectamente comercializables, abriendo nuevas líneas de propuesta para el mundo.

La presentación de estos productos en exposiciones y ferias mundiales, obteniendo premios de los principales, promovió el interés el Europa, y pronto estuvo marcado el camino del comercio entre el Rio de la Plata y esa ávida clientela.